martes, 29 de enero de 2013

DÍA 189: Gracias

http://www.soyentrepreneur.com/assets/images/recursos/gracias_notas_1112.jpg
Fui educada bajo la compleja sencillez de ser agradecida.

No veo absolutamente nada malo en agradecer, siempre y cuando cada uno de esos agradecimiento se hagan con plena conciencia y estén esas palabras escritas en nuestros labios con la voz virtuosa que brota del corazón y la justicia más plenas.

Sé que al leerlo provoca cierta extrañeza, pero sí, el agradecimiento debe ser justo y necesario... no todas las ocasiones lo merecen ni tampoco todas las personas, pero en esos momentos en los que las circunstancias lo ameritan y las personas aún más, es necesario evidenciarlo con reconocida gratitud.

El caso es que todavía me sorprendo cuando recuerdo, echando la vista atrás, a algunas persona con las que me he ido cruzando a lo largo de mi vida que, tras tener nuestra amistad el suficiente grado de maduración, sintiéndose con la adecuada confianza y habiendo recibido en diferentes momentos un gracias por mi parte... se armaban de valor y me recomendaban que no debía dar tantas veces las gracias, que no era bueno que fuera tan agradecida...
http://www.caprichosdepaola.com/2012/11/sorpresa-este-fin-de-semana.html
El paso de los años ha ido arrastrando este recuerdo durante mucho tiempo... yo, por supuesto, continué siendo agradecida, sus recomendaciones no cambiaron en este sentido mi manera de pensar y es que seguía sin ver nada malo en regalar con sinceridad mis gracias. Si estaba agradecida... ¿por qué no debía hacerlo evidente?.

Bien es cierto que quizás ahora soy más precisa y cuidadosa en mi regalo, digamos que quizás un poco más selectiva, pues aprendí que no todas las situaciones merecen que regalemos un gracias, ni tampoco debemos ser agradecidos con cualquiera... pero ésto lo va puliendo el tiempo, las caídas, las decepciones, las alegrías y, sobre todo, los ojos y oídos bien abiertos a todo lo que sucede a nuestro alrededor hacen que vayamos perfeccionando el arte del agradecimiento.

Existen muchas pistas sobre cómo debemos ir moldeando ésta habilidad, esas claves se pueden encontrar en todo lo que cada día nos rodea, entendiendo todo en el más amplio sentido del término... lo que sucede es que no siempre estamos dispuestos a verlo en ese entorno que nos envuelve... a vernos en ese interior que nos mueve.
http://masaryk.tv/64199/hugo-lugo-inaugura-su-exposicion-obra-reciente-2
He ido descubriendo que muchas personas hacen del agradecimiento un acto complejo, cuando en realidad no lo es.

En el preciso momento en el que uno descubre la justicia para/con uno mismo y los demás, llamémosla en cierto modo su justicia personal, personificada y personalizada, esa que emana de la equidad sincera, honesta y, en la medida de lo posible, objetiva, el agradecimiento pierde su laberíntica dificultad... es precisamente llegar a este punto lo que se hace complicado.

Sin embargo, nos podemos encontrar habitualmente (por desgracia) con muchos hombres y mujeres que, como emisores de agradecimiento son auténticos carceleros. Jamás, o en muy pocas ocasiones (y éstas son generalmente provocadas por situaciones ya límite)... dan las gracias. Es probable que se sientan vulnerables por hacerlo, o extremadamente altivos y valiosos como para ser agradecidos con sus iguales, tal vez ignoren lo que significa el agradecimiento o, lo más probable, se crean justicieros del bien y el mal, siendo en todo momento merecedores "porque sí" de lo que la vida, y quienes les rodean, les damos... como si su rasero de justicia (absolutamente subjetivo y desequilibrado) se desnivelara a su favor de una manera escandalosamente egoísta.

Del mismo modo podemos encontrar personas que se sienten tremendamente incómodas cuando reciben el agradecimiento de mano de los demás... huyen, lo evitan, no lo quieren ni oír de lejos. Extraño comportamiento. Ciertamente en nuestro día a día podemos cruzarnos con hombres y mujeres que se sienten realmente mal cuando reciben un gracias... tal vez sientan que tras esa palabra se encuentra una atadura de débito con el emisor, o quizás no se sientan merecedores de tan magno vocablo (como si su valía como persona fuera mínima e insignificante en este mundo de gigantes), es probable que no sepan lo que profundamente encierra el agradecimiento (no dándole así su majestuoso valor) o, lo más probable, sientan que su vida ha sido donada al regalo del beneplácito ajeno y no al propio, es decir, no ameritan recibir reconocimiento agradecido por parte de los demás... únicamente deben darlo, pero no recibirlo, bajo ninguna circunstancia (redescubrimos aquí el rasero subjetivo y desequilibrado, aunque en este caso se desnivela de una forma exorbitante hacia la anulación personal).

http://lo-bueno-si-breve.blogspot.com/2009/12/cabeza-y-corazon-chicho-sanchez.html
Debemos por tanto aprender a buscar ese equilibrio en la gratitud, tanto como receptores como emisores. Ser agradecido es fantástico, siempre y cuando se haga con ecuanimidad (propia y ajena).

Es evidente que hablo en este DÍA del gracias hecho palabra... pues entiendo que el agradecimiento verbal es la antesala de la verdadera gratitud, esa que se hace presente a través de nuestros actos, a través de esas conductas realmente agradecidas... las palabras. al fin y al cabo se las lleva el viento... aunque antes de llevárselas puedan acariciar nuestros oídos. En otro momento meditaré sobre ese otro agradecimiento, mucho más valioso y mucho más profundo, como es el que resulta de una conducta movida por la complacencia... eso sí, una vez más justa y necesaria,

Hoy simplemente reflexiono sobre el agradecimiento expresado en nuestros labios, quizás en otro momento me explaye grandemente y con deleite sobre a qué/quienes estoy agradecida... aunque te animo, observador que ahora miras por mi ventana, a que leas entre líneas y te sientas receptor, pues es mucho el agradecimiento que quiero entregarte como diario o intermitente visitante de este pequeño gran hogar virtual. 

Confío que, si descubres en mis líneas esos gracias con los que deseo obsequiarte, desees recibirlos sabiendo que te los entrego con plena conciencia, gratitud, objetividad, libertad y, sobre todo, alegría...

http://elvalordeloesencial.blogspot.com/2010_09_10_archive.html
____________

8 comentarios:

AMA dijo...

¿GRACIAS? LAS QUE TU TIENES Y QUE LAS SIGAS TENIENDO POR MUUUUUCHOS AÑOS.

Un Beso.

Docecuarentaycinco PM dijo...

Las compartimos entonces, que hay para todos :).
Un beso ENORME, que tengáis un día maravilloso por allí (espero que el frío os esté dando tregua).

Aldabra dijo...

gracias a ti por tu generosidad.
biquiños,

Docecuarentaycincopm dijo...

¡¡Hola Aldabra!! Yo lo hago encantada, creo que recibo mas que doy... asi que todos ganamos, ya sabeis que compartir e intercambiar vivencias enriquece a quien las regala y a quien las recibe.
Un besazo enorme y sigamos adelante con esta aventura, a ver donde nos lleva.
Que tengas un dia MARAVILLOSO.

M.G dijo...

Preciosa versión la que has puesto de "Gracias a la Vida".
Mientras leía tu relato de hoy pensé en varios momentos en esta canción, pero no conocia esta versión.

ME HA ENCANTADO.

Gracias por seguir sorprendiéndonos.

Me la pondré amenudo. Sigo escuchándola y me encanta.

Feliz seas.

Feliz sigas.

Feliz vivas.

Feliz vida.

Docecuarentaycinco PM dijo...

¡¡Hola M.G.!! Para mi, siempre que pongo canciones con cierto toque "caribeño" es como mandar una carta encriptada al otro lado del oceano... así que me alegra muchisimo que te haya gustado esta bonita version... suave, intimista y tan llena de VIDA y AGRADECIMIENTO.
Como ves esta aventura sigue adelante, de momento sin fecha de caducidad... con 12:45pm nunca se sabe.
¡¡Feliz noche!!

Esteban dijo...

Hola Izaskun:
Es todo un ensayo sobre la gratitud, nunca leí nada igual. Me ha gustado mucho y está muy bien escrito.
¡Gracias! Y buena noche.

Docecuarentaycinco PM dijo...

¡¡Buenos días Esteban!! Me alegra muchisimo que te haya gustado.
La verdad es que levantarse y encontrar un comentario que eleva a "todo un ensayo" algo escrito tan de madrugada pero con unas ganas inmesas de compartir palabras hace que mi nuevo día amanezca con un poquito más de luz (un día que hoy, además, viene gris y lluvioso por este lado de Océano).
Muchas gracias por tu visita, por dejar tu huella y por tus maravillosas palabras.
¡¡Te deseo un día FANTASTICO!!