viernes, 25 de enero de 2013

DÍA 185: Las llaves abren puertas... pero también las cierran



Tintineó tembloroso el metal tallado,
tres tonos sonoros por la madera aprisionados.

¡Tom, Tom, Tom! bramó trepidante el aldabón reclamante,
desbordado de bravura y furor recalcitrante.

Y yo que dormía en plácida quietud,
salto sorprendido con pronta solicitud.

Miro precavido a través de la oval perforación,
traspaso la puerta tallada con mi curiosa visual intención...

... observo, al otro lado del muro de roble contención,
un cartero conocido... una conocida provocación.

Me observa inmóvil con aspecto cansado,
esperando sin prisa a que le abra por fin preparado.

Yo dudo, suspiro, camino circundante,
cierro, los ojos, medito, me tomo un calmante...

... resoplo nervioso y angustiado, tomar decisiones no es mi virtud,
y pienso, dudoso y exasperado, "definitivamente, ésta no es la actitud".

La Oportunidad golpea de nuevo mi dormida atención,
... el tiempo en mi vida pasa, se esfuma... y yo duermo sin prisa abstraído en un sillón.

"Mejor espero a que regrese, seguro retorna algún día su llamado,
así sumo días para resolver este enigma complicado"

Ingenuo me siento en la comodidad de mi sofá de hábito gigante,
esperando que la Oportunidad se vaya con paso fino y elegante.

Y se fue, decepcionada, recordando su visita en mi juventud...
.... sabiendo que no regresaría nunca... llamará a otras puertas... se perdió en la multitud.

Así fue como de la Oportunidad recibí la última puntual aparición,
... me consumo hoy en la rutina rumiante... y sentencio dolorido... "se acabó mi función".

____________


____________



2 comentarios:

M.G dijo...

Me he identificado.

FELIZ FIN DE SEMANA.

Docecuarentaycinco PM dijo...

Hola M.G., pues ya sabes, si llama la Oportunidad de nuevo,ábrele!... y si no llega, ve a llamar tu a su puerta ;).
Que tengas un Sábado maravilloso!