miércoles, 10 de octubre de 2012

DÍA 78: Rompiendo el molde


Me arrancaba la piel con furia descontrolada.
Con rabia.
Con desmedidos desmanes de angustia concentrada.

Tiraba sin reparo desde las yemas, despegando las capas con dolor anestesiado.
Anhelo exacerbado por desprender la forma corporal que el tiempo me había moldeado.
Sin dudas. Segura de mis actos.

Deseaba intensamente dejar mi cuerpo hecho jirones,
desconocido, irrelevante y doblegado.
Manipular al tiempo con egoísmo sobresaltado.

Metamorfosearme.
Caprichosamente moldearme desde la nada. Como barro transformarme.
Deseaba recrearme… corpóreamente un nuevo comienzo regalarme.

Cada día martilleaba intensamente mis miedos el tiempo.
Me lo recordaba, inexpugnable, en mi cuerpo no reciclable.
El reloj, el tiempo y mi fin inevitable… siendo el cuerpo la evidencia de este finito viaje.

Exhausta y afligida finalmente caí al suelo cubierto…
… por mi locura y por mi sangre.
Convencida de mi derrota. Avasallada. Vencida y doblegada.

Comprendí que la vida, más allá del reflejo de un espejo insobornable,
es la suma de experiencia, de momentos vitales.
Que el cuerpo es tan solo el envoltorio… que un día queda invisible para el resto de los viajeros y caminantes.

El deseo de retroceso, tan solo por evitar lo que un día muestra nuestra exterior imagen,
es esfuerzo vacuo, pues como una vez me dijo una mente brillante…
comparte tu vida plena con alguien que sea un buen escuchante… pues al fin y al cabo, es lo que terminarás haciendo al final del viaje.

Y así, con una reflexión como sentencia revitalizante,
aún dormida y con la mente renqueante…
… desperté de mi sueño de temática indomable.

El devenir del tiempo…
… y su maza de fin inevitable,
nos enseña que la belleza, más allá de la evidencia observable,
se encuentra en lo más profundo, en lo más hondo de nuestras vidas ocultas bajo el ropaje.


__________________


4 comentarios:

Aldabra dijo...

los primeros tres versos son tremendos!

un poema que daría para analizar y comentar largo y tendido... pero resumiendo

¡vaya poema más doloroso para explicar una sencilla razón!

no somos solamente un envoltorio, es más, yo dirìa que el envoltorio no es siquiera lo más importante...

lo imprescindible y primordial son las vísceras, los humores, las tripas, los músculos, los huesos...

biquiños,

Docecuarentaycinco PM dijo...

Así es Aldabra, y añado los pulmones, el corazón y el cerebro... sin esos tres, no hacemos nada.
Un beso enorme y ¡feliz día!

Menchu dijo...

¿No os ha pasado nunca que os sorprendéis cuando os miráis al espejo? ¿Qué la imagen reflejada se queda corta, o no cuadra en absoluto con lo que os sentís?
A mi me pasa de vez en cuando, pese a que me miro poco, poco, y cuando me sucede, me desentiendo por completo de ella y vuelvo a mi interior, a seguir con lo mío ...

Docecuarentaycinco PM dijo...

Hola Menchu, precisamente dentro de unos días publicaré una nueva historia sobre esto que comentas ("Espejito, espejito mágico" se titula ;D)... ya me dirás qué te parece.

Los espejos son una potente "arma" de sinceridad, hay que tomarlos con precaución, jamás evitarlos pero sí estar prepardos por sus críticas constructvas y destructivas, todo depende de cómo recibamos su reflejo.

Un beso enorme y, nuevamente, ¡¡FELIZ DÍA!!.