miércoles, 17 de octubre de 2012

DÍA 85: Mi teoría de la relatividad es resultado de una madrugada filosofal

Todo es relativo...

... no quiero decir que nada tiene valor o que se minimiza al máximo exponente su verdadera importancia, no hablo de nihilismo popularmente entendido, de indiferencia o de filosofías y ciencias de alto o bajo nivel, me refiero a que, personalmente, opino que las cosas que nos rodean... en esencia los pensamientos, las emociones, las actitudes y, como resultado visible, las acciones... deben tomarse con cierta perspectiva y con relatividad. Tanto las propias como las ajenas.

No soy amiga de ningún tipo de absolutismo, radicalidad, imposición o cerrazón mental. No llevan a nada, porque son caminos sin salida, caminos de una sola vía. Decidir tomar esta alternativa de vía única es, decididamente, un aburrido disparate.

Nunca vivimos dos segundos iguales, ni siquiera dentro de nosotros, así que cada momento, cada circunstancia, debe tomarse como única, sobre todo teniendo en cuenta que esto no nos aplica solo a nosotros mismos, sino también a los que no rodean, con lo que la ecuación se complica todavía más (nadie dijo que fuera fácil...).

Imagínate que las variables que conforman los pensamientos, las emociones, las actitudes y, como resultado tangible, las acciones, nos las cambian de manera continua... efectivamente, es complicado, por eso es importante saber que las cosas hay que tomarlas con cierta perspectiva y relatividad. Es tiempo perdido intentar encasillar un pensamiento, una emoción, una actitud... porque nos llevará a una acción, probablemente, errónea y de un solo camino, dejando fuera otras posibles opciones y rechazando una infinidad de alternativas obligándonos a escoger únicamente una, la cual sin duda será... estadísticamente... un suicidio efectivo y afectivo.


¿La solución a la complejidad versátil de variables? Tristemente no la tengo... ni creo que exista una fórmula mágica que, a modo de panacea, nos evite el caos interno y la dificultad en el manejo de sentimientos. La única respuesta que suelo dar es que es mejor dejarse llevar por la calma, analizar y ver las cosas con cierta relatividad, sin magnificar ni minusvalorar... recordemos que muchas veces los árboles no nos dejan ver el bosque... y, muchas veces también, nos empeñamos nosotros mismos en ver directamente un único tronco, porque saber que existen más... nos abruma.

Evitemos esto, relativicemos y veamos el bosque entero, porque créeme que veras muchas más salidas del entramado de ramas y hojas si consigues observar desde las alturas y no desde el suelo cubierto de hojarasca cuya espesura te tapa la luz del Sol.

Tengo la suerte de tener un trabajo en el cual manejo constante y básicamente pensamientos, emociones y actitudes. Y digo con seguridad que es una suerte porque realmente es de estas cosas de las que nos nutrimos los seres humanos para crecer y avanzar individualmente... y para hacer crecer y avanzar a los que nos rodean y al mundo en general. Efectivamente, el mundo no gira por las cosas materiales, el mundo gira gracias a nuestros pensamientos, emociones y actitudes... en todo caso estos tres pilares son los que han descubierto o creado, a través de nuestras acciones, todo lo material que ahora nos rodea (y que en seres tan dependientes nos han transformado).

Me gusta decir que soy equilibrista de almas y malabarista de interiores... interpretando la palabra malabarismo desde el sentido más circense de la palabra, incluyendo equilibrios y triples (en ocasiones) cuasi mortales.

Imaginemos por un segundo que, ciertamente, todo es relativo... que de las cosas intangibles solo el paso del tiempo es lo perdurable, permanente e inamovible... aunque también exista un resquicio para la relatividad, pues para nosotros la vivencia del tiempo también es subjetiva dependiendo de lo motivados que nos encontremos en nuestras tareas. Si somos capaces de abstraernos y entender esta postura, veremos entonces que las cosas tienen diferentes interpretaciones, que todo sucede por muchos y diferentes motivos, que cuando vemos, oímos o sentimos un suceso (propio o ajeno) debemos tomarlo con cautela y hacer diferentes interpretaciones antes de tomar la decisión definitiva (la capacidad de empatía en estos casos nos facilita el trabajo y nos abre nuevas puertas de interpretación cognitiva).

Y, posicionándome bajo esta interpretación relativista absorta en esta madrugada oscura donde comienza a despuntar el alba, me veo en la imperiosa necesidad de rebatirme a mi misma y entender que, si aseguro que todo es relativo, este totalitarismo también lo debe ser... así que desde esta cumbre de máxima complejidad solo puedo, simplificando, decir que pase lo que pase, sea todo relativo o no debemos mimar a nuestros tres salvavidas...

... a los pensamientos para disponer de un análisis reflexivo y crítico que nos permita descubrir infinidad de mundos en uno solo...
... a las emociones para mantener nuestra estabilidad interna y empática...
... a las actitudes para que nos den altitud y nos ayuden a abrir nuestras perspectivas.

Solo con el esmerado cuidado de estos frágiles y cristalinos contrafuertes tendremos como producto acciones que, como resultados palpables de ecuaciones matemáticas complejas, alisen nuestros caminos a través del tiempo y nos ayuden a crecer en continua motivación, acercándonos así al alcance de nuestros sueños... más allá de las dificultades que, también relativas, nos rodean a lo largo de la vida.

 ______________
 


6 comentarios:

M.G dijo...

No existe una verdad absoluta ¿cierto?. Se supone que toda verdad es relativa ya que cada verdad es consecuencia de infinidad de acciones, afectos, experiencias,etc...Pero hay verdades que podrian tomarse como inamovibles por abarcar amplio significado para la mayoría. Por ejemplo:Todos los dias amanece y anochece,¿cierto?.Pues sí y no, ya que va a depender en qué zona del planeta planteemos esta verdad. Para los habitantes del Polo Norte, esta afirmación es falsa y sin embargo para el resto del planeta es cierto. Verdad absoluta para unos es relativa para otros.
Lo que de ninguna manera debe ser relativo es un NO de los padres en el periodo de formación de sus hijos. Esa es mi opinión. Claro que ese NO dicho, tiene que ser consciente de tener que ser NO y no abusar de él porque perdería su efecto.
Como ves otra vez más me has dado tema de análisis y reflexión para el dia de hoy. Gracias.
FELIZ DIA

Docecuarentaycinco PM dijo...

Y por mi parte poco mas que añadir, pues tienes toda la razon (ups, acabo de decir una verdad absoluta y me he salido del relativismo... ¡esto es un lio! jajaja).
Que pases buen dia y que esta semana no se este haciendo muy pesada.
Un besazo enorme y ¡A RELATIVIZAR!

Menchu dijo...

Qué grandes, los "Depeche"!!! Hacía siglos que no veía este video.
Realmente ha sido como si lo viera por primera vez. Un colofón perfecto para esta teoría tuya, tan embrollada. Si no es por ellos no la termino de entender! ;-P

Docecuarentaycinco PM dijo...

Jajajaja, no te creas Menchu, al final si relativizas, todo parece mucho más sencillo de lo que aparenta a primera vista ;).
Un beso muy grande.

Aldabra dijo...

tarde, pero voy llegando... me cuesta seguir tu ritmo de publicación porque no todos los días puedo dedicar tiempo a leer blogs.

"tu filosofía" hace mucho que la sigo... antes era una agobiada, siempre estaba planificando, controlando, etiquetando... pero ví que no me funcionaba, que no era feliz, así que cambié... ahora me va mucho mejor, estoy más a gusto conmigo misma.

biquiños,

p.d.: por favor, si quieres decir algo referente a los comentarios que vaya a dejarte en el blog, te pido que lo hagas en mi blog porque no tengo tiempo para volver a abrir todas tus entradas y ver si contestaste algo... espero que no te parezca mal que sea tan sincera, no quiero que pierdas tiempo (te lo digo con respeto y cariño)

biquiños,

Docecuarentaycinco PM dijo...

Hola Aldabra, me acordaba mucho de ti.

Te escribo aqui y en tu blog, no hay ningun problema y desde luego no me siento molesta... ¡faltaria mas!

En cuanto al ritmo de seguir el blog... no te agobies, no merece la pena. Tomatelo como si en lugar de tener un libro sobre la mesilla junto a la cama, tienes un blog en el ciberespacio, de aqui no se va a mover, no tienes que leer diariamente, tomalo como un libro que va escribiendose y que cada uno marca su ritmos de lectura ;).

¡¡Un besazo enorme y que tengas un dia maravilloso!!