jueves, 20 de septiembre de 2012

DÍA 58: Sueños, locura e inspiración

"He perdido la inspiración. 
No sé dónde, ni cuándo, ni cómo... creo que huyó.
Yo la mimaba día a día, le daba todos los caprichos que ella me pedía, sin decirle nunca no.
Aun así... creo que huyó"

Me dijo desconsolada asida a un pequeño paquete de pañuelos de papel, cuyo contenido, exiguo, delataba muchas horas de llanto vacuo.

Rodeada de bolitas de nieve no licuadas, pañuelos esparcidos sobre el trigo, estaba sentada sobre un tronco caído junto al Manzano en medio de la campiña. 


Me senté a su lado, serena, la abracé con delicadeza extrema. Ella quedó inmovil, ni un sollozo, ni un espasmo de amargura... tan solo el calor de la empatía en esos momentos de desconsuelo y negrura.

Y allí, componiendo un cuadro de coloridos sentimientos, ella halló, entre el sembrado, lo que parecía ser su musa hecha retazos. Se levantó, dramatizando, y avanzó hasta el reflejo de aquello que parecía ser su inspiración enterrada.

Al llegar al aureo resplandor, se agachó calmada, y recogió del suelo un pedazo de su propia alma. En cuanto la sostuvo en su regazo vislumbró el resto de la composición. Se encontraba en el centro del caos fragmentado de su ánima... Desesperada comenzo a recoger, una a una, las porciones desperdigadas...

"Prometo no darte todas las extravagancias. 
Sé que el mimarte, no sirve de nada. 
Te trataré despectiva una vez a la semana, así valorarás lo que es el tener siempre un hogar fiable.
Te mostraré exhibicionista al mundo, se acabó el mantenerte imperturbable..."

Allí la dejé, en monólogo continuo, en purga excéntrica, ensimismada en locura estrafalaria.

Me alegré, mientras regresaba al cobertizo, de no ser como ella, extraña, onírica y fantasiosa. 

Me tranquilizó saber que yo mantengo siempre la realidad controlada, los ojos bien abiertos, los anhelos y musas bajo llave encarcelados.

Así sé que nunca huirán de mí talentos ni inspiraciones, porque los mantengo amaestrados, ocultos y dominados. Sé que jamás me llevarán al amargo abismo del dolor y el desconcierto, porque yo vivo con los pies... siempre en el suelo...
_______________________


4 comentarios:

David dijo...

Conmovedor. De nuevo felicitarte por tu talento para expresar retratos de emociones.

Docecuarentaycinco PM dijo...

Muchas gracias por tus palabras David.
Hoy además nuevo reto, publicando desde el teléfono, pues desde ayer estamos sin conexión por aquí (menos mal que soy precavida y tengo escritos varios días de adelanto... en caso contrario, escribir desde el móvil sería imposible). Últimamente las tecnologías me lo ponen difícil, pero nadie dijo que fuera a ser fácil verdad?.
Un abrazo fuerte y feliz día!!

M.G dijo...

Una vez más me quito el sombrero ante vos. Es extraordinaria,asombrosa,sensacional,impresionante...la destreza que tienes para reflejar, a través de la escritura, las sensaciones, emociones, sentimientos. Lo haces tan bién que nos metes a todos en ellas y nos haces sentir tanto, tanto, como si nos estuviera pasando a nosotros.Gracias.
Un abrazo.

Docecuarentaycinco PM dijo...

M.G. que alegría leer tus palabras!!! Siempre presente en mis lecturas tus comentarios esta vez, de nuevo, me has alegrado el día.
La verdad es que ver que soy capaz de transmitir eso (incluso en cuentos extraños) me alegra y tranquiliza, porque uno de mis objetivos es intentar evadir un poco al lector de su día a día... trasladandolo a otros mundos ;).
Un beso enorme MIL GRACIAS Y bonito día!!!