jueves, 13 de septiembre de 2012

DÍA 51: Son todos los que están pero no están todos los que son

Sobre las 8:47pm intenté localizarla sin ningún éxito.

Su contestador repetía monótonamente... con gran vacío mecánico...

"En este momento no puedo atenderte, me encuentro compartiendo una cena familiar con aquellos que no están. 
Por favor deja tu mensaje despues de la señal. 
Gracias"

"¿Con aquellos que no están?"... no entendía nada. Colgué el auricular.

La llamé, sin éxito, tres veces más a lo largo de la noche, pero no fue hasta altas horas de la madrugada que ella respondió a mis reclamos. Desgraciadamente, en ese momento la que se encontraba ausente era yo... ya que me había ido, como casi toda la ciudad, a mi descanso reparador con Morfeo.

A la mañana siguiente me desperté pronto, probablemente porque aun se encontraba latente en mí la preocupación por la falta de noticias. Pude ver entonces que me había dejado un mensaje en el buzón de voz de mi teléfono móvil. A las 3:54am su voz quedó grabada justificándose...

"Disculpa mi ausencia, hoy tenía compromisos imposibles de eludir. 
El decimonoveno día de cada mes comparto tiempo y espacio en casa de unos familiares muy queridos.
 Cenamos y charlamos animadamente hasta altas horas de la madrugada.
Un reencuentro con los que están y con los que no están, ya que la celebración se lleva a cabo en la única casa que conozco con "salón de no estar", habitación cuidadosamente acondicionada que se utiliza únicamente éste día para el evento mensual con aquellos que nos dejaron un vacío en la casa y en el corazón.
Ese día nos reencontramos todos, los que están y lo que no están, en esa peculiar salita.
Imagino que, dadas las horas que son, estarás plácidamente descansando.
Mañana te llamo de nuevo a las 12:45pm... 
... tengo demasiadas cosas que contarte y poco tiempo para hacerlo... 
... quizá mañana seamos nosotras las que no estemos y sean otros los que tengan que acondicionar salas de no estar para disfrutar, momentáneamente, de nuestra presencia... 
... quizá sea el cansancio el que me tenga apesadumbrada... 
... quizá mañana sea otro nuevo día..."

Y escuché, cómo ella colgaba, apesadumbrada y melancólica, el auricular del teléfono. 

Seguro aun sigue despierta... 
... seguro el insomnio de la añoranza hace acto de presencia cada día diecinueve del mes... 
... seguro que el mes de Julio es cuando celebran, en esa extraña sala de no estar a la que ella hace alusión, el Día Grande de esas festividades mensuales.

La llamaré más tarde, imagino que hoy necesita un tiempo consigo misma y con el recuerdo que la cena disfrutada anoche le haya dejado en el mantel y en las copas caídas...

______________________

DEDICADO A LOS QUE ESTAN SIN ESTÁR A NUESTRO LADO.
SEGURO QUE SI LOS ESCUCHÁRAMOS LES OIRÍAMOS SUSURRARNOS ESTO...


2 comentarios:

M.G. dijo...

Bonito canto a la memoria de los seres más queridos que nos dejaron la ausencia física pero que jamás se iran porque están presentes en nuestras vidas, en nuestros corazones, en nuestros sentimientos. Se fueron pero siguen permaneciendo en nuestras vidas y perteneciendo de forma muy importante en el rodar del nuestro día a día. Siempre estarán con nosotros aunque no los veamos y tienes razón que si nos paramos un poco a escucharles, sí que les oimos.
Un Beso.

Docecuarentaycinco PM dijo...

Buenos dias M.G., de hecho en muchas ocasiones son ellos los que nos tienen mas presentes a nosotros que al reves.
Un beso enorme y ¡feliz dia junto a los que estan y junto a los que no estan!