lunes, 3 de septiembre de 2012

DÍA 41: No por mucho madrugar...

 TERRIBLEMENTE.
Aquella mañana me dolía la cabeza de una manera extraordinariamente terrible.

Intenté recordar algo del día anterior.
Concentrada.
Con gran esfuerzo...
... inultilmente.

Lo único que logré reproducir en mi cabeza, 
de manera repetitiva, 
era aquel sonido tintineante... reincidente.

Una y otra vez.
Otra y otra y... otra vez.
Repetitivo...
... insistente

Decidí, con lentos movimientos y con mínima agitación, tumbarme de nuevo en la cama... y fue en esa posición cuando, inesperadamente, el estridente sonido de mi cabeza... paró.

Lo agradecí y decidí, dado el fortuito éxito de mi conducta, posponer el amanecer de mi cuerpo unos minutos más.

Pero cuando lo intenté nuevamente... a las 12:45pm... ¡el sonido aún era mayor!...

Desesperada decidí encaminarme a la cocina y beber un buen vaso de agua fría... con la esperanza de que el líquido vital lograra reestablecer mi organismo y devolverme el control de mis niveles emocionales.

Fue precisamente allí, en la encimera de la cocina, donde encontré la fotografía... la miré perpleja, sin comprender absolutamente nada le dí la vuelta... allí encontré la respuesta a todos mis males...




"GRACIAS POR LA MARAVILLOSA FIESTA DE ANOCHE. 
CAISTE RENDIDA ANTES DE TIEMPO. 
INTENTÉ DESHACERTE DE TU GORRO CASCABELERO, PERO ME FUE IMPOSIBLE... IMAGINO QUE DECIDISTE INICIAR EL NUEVO AÑO CON LA ALEGRÍA CON LA QUE DESPEDISTE EL VIEJO. 
NOS VEMOS A LA HORA DE LA COMIDA...
¡FELIZ AÑO NUEVO!"

_______________________________



2 comentarios:

M.G. dijo...

La resaca es lo que tiene. Noches de mucho...mañanas de nada, o dicho de otra forma, noches escitantes...mañanas amnésicas.
Buen día.

Docecuarentaycinco PM dijo...

Bueno, las resacas siempre son malas. En este caso, era resaca de celebración festiva controlada ;).
Quería escrbir algo diferente y salió esto (hay que tener en cuenta que este blog tiene siempre un puntito de experimental, así que habrá cosas de todo tipo).
¡FELIZ DÍA! Y, una vez más, gracias por tu fidelidad.