jueves, 6 de septiembre de 2012

DÍA 44: Actitud es altitud

Transformó la calle ubicada frente a la entrada de mi casa en una carrera de obstáculos, con su circuito deportivamente establecido y con las gradas estratégicamente ubicadas para la buena visión del vecindario desde cualquier ángulo de la travesía. Desde donde las miraba pude darme cuenta de que éstas ya estaban completas a la mitad de su capacidad, aunque aún quedaban algunos espacios... que... sinceramente... deseaba no se llenaran.

A pesar de mi somnolencia, pues eran las 7:16am cuando me asomé por la puerta de mi casa y vi aquella escena, pude percatarme de que había una pequeña diferencia en su pista respecto a lo establecido en la normativa del Comité Olímpico. Y era que cada valla había sido sutituída por paneles, detalladamente elaborados, en los que se podían observar imágenes de personajes... historicos, literarios, cinematográficos o, simplemente, resultantes de su apasionada imaginación 


 

Aún me encontraba estática, apoyada en el quicio de la puerta, en pijama, cuando ella me gritó desde el extremo final del recorrido:

"¡VAMOS!
Tienes las zapatillas en la línea de salida.
¡Póntelas rápido que llega tu turno!"

Pensé que aquello no podía ser tan malo... empezar el día con ejercicio físico era saludable, aunque fuera a la vista de todo el vecindario (pues para ese momento las gradas ya se habían llenado e incluso había asistentes al evento que permanecían de pie sin espacio para verlo sentados... para mi vergüenza).

Estaba absolutamente concentrada y confiando en mis propias capacidades cuando escuché la señal de salida.

Salí lo más rápido que pude y comencé a saltar aquellas extrañas vallas transformadas en paneles fotográficos...

... "Pinocchio"... ¡SUPERADO!
... "Ebenezer Scrooge"... ¡SUPERADO!
... "Rey Midas"... ¡SUPERADO!
... "La Novia Cadaver"... ¡SUPERADA!
... "El Emperador"... aún sin traje... ¡SUPERADO!
.........
.........
En la mitad del recorrido, antes de que el cansacio comenzara a aparecer, giré mi cabeza por encima de la espalda para observar el avance de mi carrera... y fue entonces cuando vi... por la parte de atrás de cada uno de los paneles... fotografías de personas reales... caras absolutamente reconocidas... cada uno de esos hombres y mujeres habían pasado alguna vez por mi vida, todas habían provocado episodios desagradables en algún momento pasado de mi existencia. Esos rostros ya no formaban parte de mi entorno, pero me habían enseñado, con dolor, el lado oscuro del ser humano... seres incompletos, injustos, perjudiciales...

Rápidamente recuperé la conciencia y continue, todavía con más energía, saltando aquellas vallas y entendiendo que, parte de lo que soy hoy, parte de seguir adelante, era porque había logrado superar aquellas trabas mimetizadas en individuos de carne y hueso.

Cuando crucé la línea de meta, exhausta pero henchida de grandiosidad, ella vino rápida a mi y me abrazó emocionada... haciéndome entrega de una bonita placa color oro en la que podía leerse grabado:

"Si hubiera elegido ser carpintero, sería un buen carpintero.
Si hubiera sido electricista, sería ahora un muy buen electricista. 
Siempre creí que la superación del oficio está ligada a la superación del ser entero" 
Mario Moreno Cantinflas

Y sonriéndome musitó al oído:

"Lo has hecho estupendamente, pero no olvides que la carrera continua y seguirá adelante hasta que tu quieras seguir superando dificultades transformadas en personas o en situaciones"

Sonreí pletórica y cansada pero, sobre todo, sonreí rebosante de energía sabiéndome capaz de saltar cualquier gran obstáculo que el entorno decidiera poner en mi trayectoria.
____________

¿CONOCES A NICK VUJICIC...?

4 comentarios:

M.G. dijo...

Me ha encantado. Qué idea tan preciosa la de las vallas - placas con sus dos caras para describir la superación de los malos momentos de la vida.
Feliz dia.

Docecuarentaycinco PM dijo...

Hola M.G.!! Se te echaba de menos ;).
¿Cómo estás?
Efectivamente la vida es un salto de vallas continuo, y eso, el seguir siempre adelante, es lo que nso hace llegar victoriosos a la meta.
Superar momentos, adversidades, dificultades es lo que nos hace estar entrenados y activos para , con la experiencia, cada vez desfallecer menos.
¡Un beso muy fuerte y feliz dia!

Menchu dijo...

Me encanta esta forma de verlo!
Vivimos tiempos emocionalmente turbulentos, con la crisis económica y la crispación social calando cada vez más profundamente en nuestro entorno. Por más optimistas o ajenos que queramos mantenernos, siempre hay alguna situación que nos pilla con la guardia baja y que consigue colarnos un gol de incertidumbre o desesperanza.
Procuraré recordar este enfoque de ahora en adelante. ¿Cómo no se me ha ocurrido a mí, si de adolescente hice atletismo?
Recuerdo lo que me gustaba hacer deporte y lo que disfrutaba cada vez que superaba una nueva marca. Ahora que lo pienso, las vallas no se me daban mal … Ni siquiera es necesario saltarlas todas: ¡basta con derribarlas sin tropezar! ( Menos mal que no has sugerido saltos de longitud o altura … :-P)
No conocía a Nick Vujicic. Es otro de esos extraordinarios casos que nos hace sentirnos, al menos a mi, pequeños, pequeños y que nos contagia las ganas de mejorar.

Docecuarentaycinco PM dijo...

¡¡ME ENCANTA TU COMENTARIO MENCHU!!
MUY MUY ACERTADO (colo suele ser habitual).
Un besazo ENORME en este Jueves de Septiembre que a mi, personalmente, me esta regalando muchas emociones y sorpresas... ¡es lo bonito de la vida y sentirse vivo!
Por cierto, hoy me llegó una nueva valla que saltar... ¿lo lograré? ;)