miércoles, 1 de agosto de 2012

DÍA 8: Todo es posible

Le llevó dos horas y media montar todo el equipo.

Fue meticulosa, pues a pesar de su despreocupación para otras cosas (mucho más importantes desde mi punto de vista) ella no soportaba que la tecnología fallara en el momento menos oportuno. Por eso y por sus múltiples pruebas previas, ella tardó dos horas y media en tener preparado el cine en casa (tiempo de espera que aproveché para hornear un rico bizcocho de yogurt con el que despues pudimos acompañar el visionado de la película). 

Fue en el salón donde decidió ubicar provisionalmente la sala de cine. Fue allí donde montó la pantalla, el proyector y el ordenador portatil... traído todo discretamente de su lugar de trabajo, aunque esto prometí no confesarlo...

Teatralmente, tal y como a ella le gustaba hacer las cosas, gritó mientras apagaba las luces... 

"Luces, cámara y... ¡ACCIÓN!"


Cuando encendió nuevamente las luces se quedó mirándome fijamente de pie en el centro de nuestra particular sala de cine... y me preguntó:

"Bueno, ¿qué? ¿preparas tú las maletas o lo hago yo?"

Una vez más, creo que no hace falta que os diga que... tres días despues nos encontrábamos de gira por el país buscando compradores de sueños... como aquellas antiguas caravanas de artistas que, visitando pueblo por pueblo, dejaban en cada rincón una ilusión pendiente de ser cuidada para crecer y reproducirse.

Esta chica un día acaba conmigo... aviso... 

2 comentarios:

Menchu dijo...

Se me ocurre que esta entrada es complementaria a la del día 3 “INTELIGENCIA EMOCIONAL”.
Es bueno que alguien nos recuerde, de vez en cuando, cuales son las cosas realmente importantes de la vida, ya que frecuentemente nos dejamos empujar por lo cotidiano y lo inmediato y podemos llegar a perder el enfoque.
También es importante recordar que nada se consigue sin esfuerzo o por puro azar (ojalá!!), sino que hay que poner todo de nuestra parte y, desde ahí, confiar en que el entorno también responda ayudando un poco.
Sólo lo auténtico contagia, ya sea confianza, alegría, esfuerzo, bondad, … (atención, que al contrario también sucede!).
Desde aquí, mi reconocimiento a todas aquellas personas que con su lucha, su sacrificio, su esfuerzo, su vitalidad, su tesón, su generosidad, su solidaridad, ..., consiguen mejorar no solo sus vidas y las de su entorno, sino que también nos ayudan a quienes les escuchamos a ser mejores y más felices.
Os adjunto el enlace a un video que es un ejemplo extraordinario de lo que comentamos. Espero que os guste:
http://www.youtube.com/watch?v=3SSvF9u-Wm4

Docecuarentaycinco PM dijo...

Video mitico Menchu. Muchas gracias por compartirlo, por comentar y por tu fidelidad y reflexion.
¡SIEMPRE ADELANTE! ¡TODO ES POSIBLE!
Un besazo enorme!!