lunes, 13 de agosto de 2012

DÍA 21: Ojo por ojo y el mundo acabará ciego

Entró sin avisar, como un inesperado torbellino de agua, arena y rabia. Hecha una furia. Intimidante. Con esa mirada con la que suele atemorizarme en ocasiones. Me preguntó inquisitiva mientras me mostraba unas imágenes... 

"¡¡¿¿Me puedes decir qué significa esto...??!!"



Respiré.... con cierta sensación inquietante de alivio...

Le sonreí entonces con ternura e intenté calmarla con todas las habilidades que mis años de estudios en la Universidad Pontificia de Salamanca habían aportado a mi personalidad. Parece que no fuí tan mal aprendiz, porque con cierto recelo pero mostrando una actitud mucho menos animosa, tomó asiento junto a mi y esperó impaciente escuchar mi discurso...

Sin dejar de observarla fijamente con cariño ingenuo, le hablé de diferencias culturales. De identidades y fronteras. De historia, cultura colectiva, intereses creados, corrupción y humanidad. Le hablé de la flexibilidad necesaria para comprender conductas de comunidades diferentes a la suya. Dialogamos sobre puntos de vista, política, normativa, legalidad, psicología y conducta... Me alegré nuevamente de mis años de estudiante en aquella ciudad de raices platerescas....

Finalmente, tras horas de nebulosas y luces... asintió con cierta tristeza, miró al frente con vista perdida... me abrazó... la besé en la mejilla con ternura... se levantó y me sonrió antes de darme la espalda y salir dejando un vacío de ruido y caos en mi cabeza.

Esa sonrisa... su sonrisa... aún permanece clavada en mi retina, pero ahora sé, rozando la medianoche y en la soledad de mi habitación, que lo que su sonrisa quería ocultar eran unos dientes apretados, una mandibula en tensión... una pena profunda en su alma y en su corazón.

Sé que mis horas de explicación no le sirvieron, en realidad para mi tampoco fueron de gran ayuda... no puedo engañaros, no puedo engañarme... la realidad es que se me parte el alma cuando no la veo plenamente feliz y libre. Por ella haría cualquier cosa, aunque corra el riesgo de que me arrastre a su locura a través de mentiras que rasgan como puñales.


2 comentarios:

Mayka dijo...

Wawwww, muy fuerte las fotos y muy sabias tus palabras. La incongruencia de la vida en sus múltiples facetas...

Docecuarentaycinco PM dijo...

Gracias Mayka, aunque ya sabes que me hubiera gustado no tener que publicar algo asi...

Asi es la vida (desgraciadamente en este caso...).

Un abrazo muy fuerte y FELIZ DIA!!