lunes, 27 de enero de 2014

DÍA 551: El despertador y sus regalos envenenados

Hoy el despertador decidió, por cuenta propia y sin consulta alguna, darme un breve respiro. Aunque lo que en realidad ha conseguido es que su bonita, aunque unilateral, decisión me produzca más ansiedad que el verdadero beneficio deseado (ampliar el descanso).

El caso es que hoy no sonó cuando debía y ahora me veo corriendo cual presa en plena huida. Presa del espacio y del tiempo, por supuesto. 

No son momentos fáciles por aquí y siento que 12:45pm se está viendo en parte afectado. Solo espero coger pronto el ritmo de nuevo y regresar como más me gusta, renovada y con fueza.

Mientras tanto, sigo implorando un poco de paciencia (a vosotros/as y a mi misma). Estoy convencida de que todo merecerá la pena. ¡Feliz lunes y ánimo con la semana, podemos con esto y con mucho más!.

http://zeuxisaudade.blogspot.com/2013/08/despertador.html
................

Como veis seguimos sin tener arreglado el tema de los videos. 
Me temo que va para largo. 
Tengamos paciencia... no hay muchas más opciones.

4 comentarios:

Lucía dijo...

Ánimo wapísima! Piensa que ese ratito más de descanso te ha dado fuerzas para afrontar el retraso que ha producido con más energía. Muchos besos!!

Docecuarentaycinco PM dijo...

Gracias Lucía, el regreso está siend más dificil de lo imaginado. Pero... paciencia y adelante, siempre adelante.
Un abrazo enorme.

Luis Francisco de Castro Llera dijo...

Hola moza: Una de esas cosas que la vida de urbanita me ha ensañado es que la felicidad de un sujeto es directamente proporcional a los días en que el despertador realiza su función e inversamente a los días que no es necesario. Los matices de esta afirmación son discutibles... lo sé.
En cualquier caso; un saludo cálido y desmedido.

Docecuarentaycinco PM dijo...

Buena enseñanza de vida Luis Francisco, además de cierta (doy también fe de ello). En mi caso ayer no fue un día muy feliz, pero es ya una historia terminada.
Te deseo un día maravilloso, que éste si nos resulte feliz de verdad.
Un abrazo fuerte.