miércoles, 22 de enero de 2014

DÍA 546: Más allá de los temores infundados

Cabizbajo se dirigió hacia la salida haciendo chocar fuerte sus pies contra el suelo. Como esperando a que el ruido lo despertara de su letargo.

El escándalo provocado no tuvo ningún efecto en su conciencia.

Esperaba que tal vez aquella puerta no se abriera y pudiera continuar su camino por la vida con la misma inercia con que siempre había creído avanzar en el tiempo. Comodidad adaptada, inhibición ante la vida.

Expectativas fueras de control y en continuo decrecimiento en una telaraña de temores infundados.

Todo se tornó oscuro en el preciso momento en el que colocó su mano con delicada lentitud sobre la manilla metálica y helada de aquella puerta. Deseando que todo a su alrededor fuera tan solo un mal sueño y al girar el pomo aquel pedazo de madera tallada frente a la que se encontraba despareciera como si de un mal truco de magia se tratara.

Contra todo pronóstico, la puerta cedió...

...y un soplo de aire fresco azotó su cara grisácea y descolorida.

Atónito tuvo que contener la respiración durante varios segundos, pues llevaba demasiado tiempo viviendo en una atmósfera de aire viciado y rancio y aquella bofetada de frescor a nuevas perspectivas le resultaba, cuanto menos, desconcertante.

Lo que se mostró ante sus ojos le cautivó. Tal vez no disipó los miedos arraigados en lo más profundo de su ser, pero le enganchó de tal manera, le reclamaba su atención motivada de forma tal, que no pudo mas que cruzar el quicio y saltar al vacío lleno de vida y expectación.

Fue en ese preciso instante en el que súbitamente se desplegaron unas tímidas alas a su espalda y comenzó a revolotear con sorprendente torpeza.

La puerta se cerró con fuerza a sus espaldas... pero él jamás lo supo, pues con inmediata memoria selectiva borró aquel pasado donde la oscuridad y la falta de futuro había movido los hilos de sus brazos y sus piernas durante mucho, demasiado, tiempo.

Sin duda, no hay mal que por bien no venga... sobre todo cuando ese mal esperado, nada tiene de negativo, tan solo los temores infundados con malas artes y manipulación controladora.

"Si no piensas en tu porvenir, no lo tendrás"
John Kenneth Galbraith (1908-2006) 
Economista estadounidense

http://strengthforthesoul.com/blog/are-you-willing-to-walk-through-that-open-door/
.................

Como veis seguimos sin tener arreglado el tema de los videos. 
Me temo que va para largo. 
Tengamos paciencia... no hay muchas más opciones.

2 comentarios:

Cuentón dijo...

Totalmente de acuerdo con vosotros, con Galbraith y contigo.

Un fuerte abrazo,

Cuentón.

Docecuarentaycinco PM dijo...

Gracias Cuentón. Me alegra que seamos varios los que partimos de este planteamiento.

¡Que tenags un jueves maravilloso!