jueves, 19 de junio de 2014

DÍA 694: Ecos en la madrugada

http://entrelapalabrayelabismo.blogspot.com/
 
En madrugadas desconcertadas me pregunto si habrá alguien al otro lado que recoja, maltrechas, las palabras y pensamientos que lanzo al abismo en cada amanecer.

Me pregunto, removiéndome inquieta en mi sillón negro, si las inspiraciones que arrojo al vacío caen solitarias y mueren al chocar contra el remoto suelo o, simplemente, rebotan y retornan, ágiles, a mis manos homicidas.

Pensamientos de escritora en ciernes, novata ciberespacial en un mundo binario y silencioso. Los ecos de mi cabeza retumban por toda la habitación... preguntas... preguntas... con nula contestación.

Y mientras tanto, sigo golpeando el desbaratado teclado de mi portátil, esperando que alguien, compasivo, se asome al otro lado de la ventana y renueve, con su lectura, el viciado aire que me ahoga cada alborada junto al ventilador incansable.

..........................

2 comentarios:

M.G dijo...

Está claro que sí, que al otro lado estamos muchos recogiendo tus inspiraciones de madrugada. Sólo tienes que mirar las entradas diarias y fieles a tus reflexiones. Otra cosa es que no te respondamos que eso también me extraña a mí, ya que entrando tantas miradas fieles a diario, sorprende que nadie se anime a devolverte el mensaje de "recibidio". La verdad es que por mi parte dejé de hacerlo porque me pareció cargante ser siempre yo la única persona que respondía amenudo. Pensé que habría otro medio por el que te respondieran los demás.
Yo por mi parte sigo siendo fiel casi a diario y desde hoy prometo responder al escrito siempre que me sea posible. Creo que tienes razón y eso debe animar a seguir. No mandas pensamientos ni reflexiones al vacío, ya ves que no.
Un abrazo.

Docecuarentaycinco PM dijo...

¡Hola M.G.! Que alegría leerte de nuevo por aquí.

Como ves son pensamientos extraños de madrugada, a veces me pregunto si lanzo palabras a aire y alguien las recoge o si solo mueren en el abismo... de cualquiera de las dos maneras, seguiré lanzándolas (al menos por el momento) pues la mayor motivación es que salgan de mi interior y vuelen.

De todos modos, agradezco muchísimo saber que todavía hay alguien por aquí (el contar y e mapa no miente, eso seguro) pero cada vez estáis más tímidos... o quizás os haya arrastrado al mundo de los sueños ¡quien sabe!.

Un beso enorme y gracias por tu compañía, así el viaje se hace muchisimo más ameno.

¡Besos y feliz sábado!