jueves, 18 de septiembre de 2014

DÍA 740: Rastros de migas de pan en el camino

Con el paso de los años, por uno u otro motivo, vamos dejando atrás en nuestra vida personas con las que, quizás, nunca jamás vayamos a retomar la comunicación.

Amistades o antiguas relaciones con las que un día mantuvimos un estrecho vínculo, de pronto, sin saber bien por que (o sabiéndolo demasiado bien), las vamos alejando de nuestro camino. Se van distanciando de nuestra propia historia con el paso de los años.

Y suele pasar que de pronto, sin saber bien por qué (o sabiéndolo demasiado bien), esas mismas personas retornan a nuestro recuerdo de manera espontánea. Quizás fue un sueño, un olor, una imagen o expresión, quizás fue solo la añoranza o un juego descarado de nuestra memoria emocional, el caso es que súbitamente esa persona, sus recuerdos, su nombre y su figura, retorna a nuestro presente entrando en nuestro hoy mental como un elefante en una cacharrería.

Quizás entonces nos de por rebuscar en aquellas fotos viejas que archivamos en lo alto del armario o en el desván. Quizás, gracias a la evolución tecnológica, nos sumerjamos curiosos en algún buscador universal de internet y, curiosos y esperanzados, tecleemos su nombre con la confianza de obtener alguna respuesta actualizada sobre qué ha sido de su vida con el avance del tiempo.

Puede que obtengamos lo que buscamos o tal vez, como en la mayor parte de los casos, no la obtengamos o desistamos en el camino pensando que es una soberana tontería hacer lo que estamos haciendo. Si esas personas están en nuestro pasado, por algún motivo es.

El caso es que hoy reflexiono sobre esto. No tanto en relación al deseo de volver al pasado y saber qué fue de aquellos que un día formaron parte de nuestro presente (probablemente además con notable intensidad) si no porque de pronto me he dado cuenta de la función que estas personas cumplen hoy día para nosotros.

Son nuestro rastro de migas de pan en el camino.

Son amistades, amores, relaciones, vínculos que hemos ido soltando por diferentes motivos y que fuimos dejando a nuestras espaldas para, un día cualquiera de nuestro futuro, cuando nos paremos unos segundos a descansar de nuestro recorrido, echemos la vista atrás y observemos esas migas que, congeladas en nuestras trayectoria de vida, fueron modelando quienes somos hoy.

Esas personas nos ayudan, echando atrás la mirada y el corazón, a recordarnos que fueron parte inevitable de nuestra vida y que ahora forman parte de nuestras evocaciones para que nunca olvidemos de dónde venimos, lo que hemos vivido y quiénes somos...

... al igual que nosotros mismos, con absoluta certeza, hacemos que esas mismas personas, cuando alguna vez paren en su propio camino y echen la vista atrás, nos recuerden y sepan que estuvimos ahí para que nunca olviden de dónde vienen, lo que han vivido y quiénes son.

Todos somos migas de pan en caminos transitados. 

Todos somos pasados, presentes y futuros.

Todos formamos parte de todos.

Todos construimos historias únicas e inolvidables.

http://spd.fotolog.com/photo/61/60/69/miaj0n_de_pan/1255731273304_f.jpg
......................

2 comentarios:

Susana dijo...

¡Qué bonito! Me gustaría pensar que soy una miga en tu camino...desde luego tu sí lo eres. Creo que mi primer comentario a Tus Días no podría ser mejor que en este. Sigue inspirandonos con tus historias, espero que algún día se conviertan en un libro, talento tienes de sobra. Un beso

Docecuarentaycinco PM dijo...

¡¡HOLA SUSANA!! No sabes la alegría que me ha dado leer tu comentario.

Aquí todos somos una familia y las identidades son secundarias, pero no te negaré que conozco varias Susana y me encantaría saber cuál de ellas podrías ser o, si no nos conocemos en persona, descubrir más de tí en los próximos días... ¡¡anímate a dejar más comentarios por esta tu casa! ¡me alegrará enormemente que compartamos vivencias y experiencias para que ambas, y todo aquel que se asome por aquí, crezcamos!.

Mil gracias por tus bonitas palabras y por animarte a dejar tu huella plasmada en los comentarios, me hace realmente feliz. Por supuesto me siento honrada y feliz de saber que puedo ser una miga en tu camino, por supuesto todos los que aquí estáis, manifestandoos de una u otra manera, lo sois del mio :).

EN cuanto a visionar la posibilidad de un libro... nuevamente te agradezco al confianza y la propuesta (y las buenas palabras)... así que quiñen sabe, esta vida es inesperada y sorpendente... quizás... algún día... cumpla otro sueño puesto en agenda... ;).

Un besazo ENOME, te espero siempre que quieras pasarte por aquí, eres muy bienvenida.

¡¡FELIZ DÍA!!