viernes, 7 de febrero de 2014

DÍA 562: Vivir, morir, vivir

Hace tiempo que pienso que algunas redes sociales están excesivamente estigmatizadas. Por otro lado no me sorprende, pues como sucede con todo, el mal uso por parte de muchos las ha llenado de poca gloria y muchas críticas... aunque siguen siendo utilizadas por unos y por otros en igual medida. Ironías (léase hipocresías) tanto de la vida cibernética como de la otra, esa casi olvidada, la real.

El caso es que todo depende de con quién te enlaces para recibir buenas emociones o no. Así que tengamos todos un poco de criterio y sentido común (no solo para las redes sociales, también para la vida real y tangible) y podremos salir reforzados gracias a esa máxima que hace tiempo no repetimos en 12:45pm... compartir e intercambiar vivencias enriquece a quien las regala y a quien las recibe.

Introduzco el día de hoy con este planteamiento porque precisamente en el día de ayer alguien a quien tengo como amiga en una red social publicó una reflexión cogida de un tercero (quien a su vez lo había cogido de un cuarto, quien probablemente lo hubiera hecho de un quinto... ya conocemos las cadenas de distribución social) y me pareció bonito compartirlo con vosotros en este viernes lleno de energía positiva.

La persona de cuyas manos llegó a mi retina el escrito es alguien a quien curiosamente no tengo el placer de conocer en persona (cosas de la nueva era, cosas de la tecnología de hilos invisibles) pero hace años que cambiamos impresiones a través de mensajes y fotografías. Yo comencé a seguirle los pasos hace bastante tiempo a través de un blog de temática totalmente diferente a este que ella tenía, y ella... bueno, esa versión no está en mis manos ser desvelada, me temo. Lo que sí os diré es que es una luchadora nata, joven, con criterio, activa, sana, con gusto por el arte en sus diferentes versiones, estudiosa, ilusionada con y por la vida, con sentido común y que no hace mucho pasó una situación de salud absolutamente cruel, de la cual, como no podía ser de otra manera está saliendo airosa y renaciendo como ave fénix... ¡¡a por todas amiga, eres un ser extraordinario!!.

Era tarde en Tierra de Acogida y me dispuse a disfrutar de un momento de ocio tras un día (y una semana) llena de intenso agotamiento. Estaba navegando sin rumbo alguno cuando de pronto leo su actualización. Me pareció estar llena de belleza literaria y soñadora, por eso hoy quiero compartirla con vosotros...

http://realismoenlapintura.com/2012/01/01/i-exposicion-virtual-de-realismo-en-la-pintura/morir-para-nacer-37-x-58/

“¿Te has preguntado alguna vez por qué se dice que vemos una luz al final del túnel cuando morimos? 
¿Y si esa luz es la del hospital donde estás naciendo y el túnel es solo tu nueva madre por dentro? 
¿Y si nunca morimos realmente? 
¿Y si se nos da una vida nueva para volver a disfrutarla, porque la vida en realidad es un regalo? 
Tal vez nacemos llorando porque sólo ahí recordamos nuestra vida anterior..."

Con este sublime pensamiento quiero dar por finalizada la semana laboral, deseando a todos aquellos que se asoman curiosos por mi ventana que, sea cual sea el origen de nuestra llegada a este mundo, vivamos intensamente y ayudemos a que los demás también vivan con entusiasmo... sinceramente, hacerlo de otra manera no tendría sentido alguno.

¡Feliz viernes a todos/as, gracias siempre por acompañarme en este camino sin retorno!.

....................

¿ME AYUDARÍAS A CUMPLIR UN SUEÑO? 

¡ES MUY SENCILLO!

1. Si te gusta 12:45pm puedes darme tu voto registrándote en el Periódico 20 minutos. Puedes hacerlo en este enlace:

2. Una vez registrado/a puedes regalarme tu voto en mi categoría (Blogosfera) haciendo click aquí:

 
¡MUCHÍSIMAS GRACIAS!
..................

2 comentarios:

Mr. M dijo...

Bueno, ¿será posible que cada vez que entro en tu blog me voy con la cabeza llena de reflexiones? Me encanta!
Yo sigo sin tener claro de dónde venimos y hacia dónde vamos, ni si hay vida en el Más Allá o regresamos aquí para empezar de nuevo. Sea lo que sea, me gusta pensar que hay algo más, pero, por si acaso, mejor vivir esta vida que tenemos al máximo, que el día que tengamos que irnos podamos echar la vida atrás y alegrarnos por todo lo vivido y no lamentarnos por todo lo que no hicimos.

Un beso!

Docecuarentaycinco PM dijo...

¡¡Saludos de nuevo Mr. M!! Que alegría verte siempre, sabes que eres muy bienvenido, y si además sales de tu visita lleno de reflexión e inquietud... ¡mejor aún!.

Estoy absolutamente de acuerdo con tu planteamiento. Opino o mismo, así que disfrutemos de este día que, al menos en Tierra de ACogida, amaneció despejado con una calma asombrosa.

Un fuerte abrazo y ¡feliz semana!