viernes, 17 de mayo de 2013

DÍA 297: El DÍA rescatado... "Esperando a Jack" (Vicente)

El DÍA de ayer, como sabéis, fue misteriosamente confiscado y nos dejó sumidos en una nulidad desconcertante e inesperada. Sin embargo, 12:45pm tiene amigos en los escondites más inimaginables del ciberespacio y eso hace que los mecanismos de búsqueda se pusieran eficientemente a trabajar para encontrar cualquier pista que nos llevara al rescate de nuestra usurpada salida diaria.

Recibí el rescate por email. Fue Cuentón quien lo halló y me lo hizo llegar sano, salvo y lleno de literaria imaginación. Cuentón, al ver que el DÍA 296 había sido requisado de su lugar de origen decidió enviarme una inspiración inédita hasta hoy resultado de su propio puño y letra. Ya sabéis que compartir e intercambiar vivencias enriquece a quien las regala y a quien las recibe y este DÍA 297 es ejemplo de ello pues nuestro misterioso rescatista quiso hacerme llegar un peculiar "Esperando a Jack" para, como me dejó caer entre sus líneas... "léelo y, si te gusta, haz con él lo que quieras. Es un regalo para ti y tus seguidores".

Cuentón es Vicente y Vicente no es nuevo por esta casa pues hace ya tiempo que visitó por primera vez nuestro espacio de ensoñación y decidió quedarse merodeando por él con toda la confianza que aquí requerimos a la llegada. Es el autor del Blog Los cuentos tontos que, como siempre digo, de tontos poco tienen.

Espero que disfrutéis del regalo hecho relato que nos hace Cuentón, una narración que, sin lugar a dudas, hace honor a su pseudónimo literario.

http://blog.vivoparacristo.info/2010/03/10/el-columpio-jorge-e-figuera/

A Mapi le faltan sólo veinte minutos para fundir su destino con el de Jack. Espera sentada, mecida por la inercia de su cuerpo menudo, en un columpio que fue naranja, y junto con los otros seis que se alinean a los lados, simulan los colores del arco iris. Es el patio de la guardería municipal, con el nombre de ese cromático fenómeno, hace tiempo sin párvulos, donde ella jugó y aprendió durante su niñez.

Como todos los lunes, la oficina amanecía helada. Se había solicitado a los responsables del mantenimiento del edificio que programaran el encendido de la calefacción un par de horas antes, pero siempre acababa en falsos compromisos. No obstante, ese día el ambiente se templó antes de lo previsto. Recibió Mapi en su mesa a un barbudo de mediana edad, vestido de cuero negro, que depositó, dando un puñetazo, la notificación de una multa por mal aparcamiento a nombre de Jacinto Jesús López Soler.

—¿Desde cuándo está prohibido el estacionamiento de motos en la acera?

—Perdone caballero, pero hasta que no revise su expediente no puedo darle mi parecer sobre el asunto.

—La cuestión es recaudar y hacer perder el tiempo a la gente ocupada—prosiguió el hombre—. Vendí mi coche hace años, ya que esta ciudad es intransitable, utilizando mi motocicleta para poder desplazarme libremente a visitar a mis pacientes. ¿Te imaginas cómo se puede llegar a tiempo a auxiliar a una anciana si no te mueves en dos ruedas?

A Mapi, que solía salir airosa en las discusiones con los infractores, le costaba sostener la conversación.

—Si continúa usted con esta actitud—intervino el jefe de negociado, que andaba siempre husmeando con cara de asco y superioridad entre las mesas—, llamaré a seguridad.

—No te preocupes, Melquiades —repuso la joven funcionaria.

—La señorita se sobra para atenderme. Sólo hay que mirarla a la cara para darse cuenta de que puede resolver este asunto con sentido común. No necesita que venga ningún preeminente para hacerlo —intervino más enojado aún el motorista, haciendo huir al superior con gesto indignado, lo que motivó en el infractor una mueca burlona que, a su vez, provocó en Mapi una carcajada y, ésta, la lacerante mirada de su jefe.

A lo lejos, vislumbra la rechoncha figura de Cesáreo, el alcalde, que asciende por la carretera desde su casa. Viene acompañado por su mujer y su hija, que firmarán como testigos. Hace más de cinco años que no celebra un matrimonio y es la primera vez, en sus tres legislaturas,  que lo realiza fuera de la casa consistorial.

—¿Tú no eres la que hace dos años me atendió cuando fui a reclamar una multa, que, por cierto, después me anularon? —preguntó extrañado el médico a la nieta, y único familiar, de la anciana que acababa de fallecer.

—Puede ser. Hace dos años trabajaba en el ayuntamiento de la capital, en el departamento de multas. Después conseguí una plaza de maestra en un pueblo a cinco kilómetros de aquí. —Contestó Mapi, que le había reconocido nada más cruzar la puerta, cuando vino a asistir a la agonizante anciana.

Jacinto Jesús, que había terminado la última visita del día, hizo compañía a la chica, que ahora vivía sola en su casa en las afueras de la aldea, hasta que, de madrugada,  llegaron los servicios funerarios.

—Si vengo por aquí otro día, y no te parece mal, pasaré a hacerte una visita. Podríamos tomar a una cerveza en el bar, si es que hay alguno en este pueblo.

—Muchas gracias, Jacinto, pero no hace falta que te molestes.

—Si no es molestia, es por Gertrud, mi vieja motocicleta, a la que le gusta mucho la sierra. Echa de menos la serranía conquense—argumentó el barbudo, exhibiendo una tierna expresión—. Y por favor, odio el nombre de Jacinto. Mejor llámame Jack.

Pasan dos minutos de las cinco en el reloj de la novia. El edil y sus mujeres se encuentran ya a escasos metros del lugar de la boda. De pronto, unos lejanos y ahogados ronquidos le hacen enarbolar a Mapi la más generosa  de sus sonrisas. Ya puede sentir cómo se acerca Jack, con su indumentaria negra remachada en plata, el brillante casco, la poblada barba, oscuras gafas y su personal gesto guasón, cabalgando en su Harley Dadvison Panhead de 1964, como escapado de la película “Easy rider”, dispuesto a regalarle, subiéndola a pulso al asiento la motocicleta, el más apasionado de los besos de celuloide, antes de convertirla en su esposa.
.............................

¡¡ANÍMATE Y ELIGE EL FINAL QUE MÁS TE GUSTA PARA LA PROPUESTA DEL "DÍA 266: PUNTOS SUSPENSIVOS..."!!

¡SOLO TIENES QUE DAR TU VOTO EN LA ENCUESTA DEL MENÚ DE LA DERECHA EN ESTE BLOG!

El plazo de votaciones finaliza en 31 de Mayo... ¡SUERTE!

...........................

2 comentarios:

M.G dijo...

Gracias Vicente por compartir con nosotros a través de docecuarentaycincopm este entretenido y bonito cuento.

Un saludo.

Unknown dijo...

VIcente es un residente incomparable ;).
Un beso muy fuerte a ambos y ¡feliz sabado!